Ajna

Al Chakra del tercer Ojo, se le representa como una flor de loto de dos pétalos, como dos alas, a ambos lados de un círculo, dentro del cual hay un triángulo con el vértice hacia abajo con el símbolo OM en su interior.

Forma del Mandala

El triángulo invertido, en este Chakra símboliza la energía creativa. Dentro de él está inscrito el símbolo OM, sílaba sagrada que significa unidad con lo supremo.

El símbolo Om es “La Palabra Eterna”. Es todo lo que fué, es y será. Om es el origen de la creación; es la palabra que crea, sostiene y transforma el cosmos por completo. Es el aliento vital de cada Ser; cada movimiento del equilibrio, por diminuto que sea, produce un sonido. Así, cuando se originaron los elementos y se inició la creación se produjo el sonido Om. La palabra eternamente hablada de Dios.

Los dos pétalos de la flor de loto representan el sol y la luna, el cuerpo y la mente, lo manifestado y lo no manifestado.

EL Chakra del tercer Ojo

El nombre en sánscrito Ajna, significa autoridad, mando, poder ilimitado. Este Chakra está situado en la frente, en la zona del entrecejo. Es de color añil o índigo.

El Chakra del Tercer Ojo, llamado también “Tisra Til” es el sexto de los centros energéticos de nuestro cuerpo, es el asiento de la mente y el alma, desde el cual nuestra atención se dirige al mundo a través de las nueve puertas que tenemos en el cuerpo (los dos ojos, los dos oídos, las dos fosas nasales, la boca y los dos orificios inferiores).

Su función principal es la de desarrollar una mente fuerte, independiente, clara y concisa para poder crear nuestra realidad a nivel mental, físico y emocional. Es el centro de la visión interna, es decir, que nos ofrece la posibilidad de intuir las cosas que no nos son evidentes. Nuestras experiencias e ideas clarifican las percepciones que podamos tener a través de este Chakra.

A través de este Chakra podemos desarrollar nuevas maneras de obtener y asimilar la información, ampliando nuestros niveles de entendimiento. Este centro energético contiene las raíces de la madurez psicológica y la de unos principios éticos y filosóficos.

El Chakra Ajna proporciona energía a todos los sentidos; esta energía es la que necesitamos para ampliar nuestro concepto de cómo nos vemos a nosotros mismos y al mundo que nos rodea; nos ayuda a superar las dificultades que aparecen en nuestra vida cotidiana y a despertar nuestras mentes a través del entendimiento. El trabajo con el sexto Chakra tiene que ver con el “ser testigos” de nuestro comportamiento, de nuestros pensamientos y nuestros sentimientos.

Texto extraído del libro “Los Chakras – Mandalas de Energía”
Autora Tat – Montserrat Estrada
Edit. mtm