Acerca de mi

Me llaman Tat, un diminutivo de Montserrat.
Nací y vivo en Barcelona.

Hace diez años tomé una decisión que cambió completamente mi vida: después de 20 años como funcionaria en el ámbito de deportes, deje mi profesión de técnica deportiva. Hacía tiempo que vivía con la profunda sensación de que mi vida se iba parando y yo apagando; por lo que decidí dejar mi trabajo e intentar vivir del arte… o el arte de vivir,  no sé yo.

No puedo decir que era de las que decían que “de mayor quiero ser pintora”. Lo del arte vino lentamente, como quien no quiere la cosa. Participé en un grupo de arterapia allá por el año 1992 con Ramón Ballester, fué entonces cuando me di cuenta de que como en el cuento de Nasrudin que busca las llaves debajo de la farola porque hay luz a pesar de haberlas perdido en casa, yo buscaba en mis parejas y amigos, cierta sensibilidad y creatividad en vez de buscarlas en mí.

Total que con el paso de los años me hice pintora.  Los dibujos que realizo son el resultado de dar forma a esos trazos que de manera inconsciente dibujamos en un trozo de papel cuando estamos distraídos hablando, escuchando o pensando en algo. A estos dibujos les llamo “El Trazo Amable”.  Al poco tiempo registré el estilo del dibujo con el nombre de “L’ART DE TAT”  y en el año 2010 escribí el libro “Los Chakras, Mandalas de energía” que  trata sobre como utilizar al creatividad para meditar enfocado a la pintura y conocimientos de los chakras.

He viajado por Europa, el Nepal, la India, Marruecos. Me he nutrido del colorido de su arte, de sus formas, de sus sutilezas y sus delicadezas y esa ha sido la fuente que me ha inspirado para la realización de mi obra pictórica . Ahora sigo viajando, cada vez menos por fuera y más por dentro.

Desde hace 30 años que estoy comprometida con un Camino Espiritual (Surat Shabd Yoga – Bhakti Yoga) y llevo más de 20 años haciendo trabajo personal. La Meditación, la Creatividad y el Trabajo Interior son los tres puntales de mi vida; las herramientas básicas con las que acompaño a mis pacientes. Sigo viajando, escribiendo, pintando, meditando, leyendo, creciendo…

Fue con la sensación de estar en lo cierto que me formé como Terapeuta Gestalt, me di cuenta de lo importante que era el trabajo personal de ampliación de la conciencia sobre uno mismo, hacia el otro y hacia el mundo que nos rodea, algo que la terapia Gestalt aportaba eficazmente. Durante muchos años combiné la terapia Gestalt con lo que aprendía en los libros de psicología budista;  la terapia y la meditación combinadas era de hecho el proceso en el que yo misma estuve metida durante tantos años. Y por fin, un sueño hecho realidad,  por primera vez en España se realizaba la Formación Karuna Training, formación en psicología contemplativa budista y para Madrid que me fuí. La Formación Karuna integra el trabajo relacionado con el proceso de la psicología y terapia occidentales con la intuición y los métodos del budismo. Un hermosa manera de apoyar la práctica terapéutica con actitudes y prácticas adecuadas para entrar en contacto con nuestra sabiduría, nuestra bondad y nuestra claridad en cualquier momento de la vida.

Cuando el gran mandala de mi vida esta acercándose a la periferia del circulo, siento que mi vida sigue expandiéndose pero hacia el interior. Puedo decir que me siento feliz, que siento mi vida llena; siento la presencia de lo divino en la fragilidad de la vida, en la importancia de la muerte, en el dolor del doliente, en el amor del amante.

No se mañana que haré, ni donde estaré, solo sé que ahora me gusta estar donde estoy, que me gusta ser terapeuta y acompañar a mis pacientes.
Que me gusta pintar y compartir mi proceso creativo.

Que me gusta segur creando artículos Art de Tat y que estoy encantada con mi tienda online

Que me gusta meditar, reconociendo el poder sanador y de autoconocmiento que aporta

Que me gusta la vida que vivo, y por ello no puedo más que sentir que mi vida está bendecida y sentirme privilegiada por ello.